viernes, 12 de septiembre de 2008

EL COMANDANTE TIENE MIEDO

No me extrañaría en lo absoluto que el “casi magnicidio” que denuncia Hugo Chávez, presidente de Venezuela sea un show más, montado con la finalidad de desviar la atención del caso del "juicio del maletín", el cual se está disputando en Miami. En él, existen pruebas fehacientes de que la ahora presidente de Argentina, Christina Kirchner iba a recibir la cantidad de $800.000 por parte del gobierno venezolano para cuando ésta se encontraba en plena campaña electoral. Por supuesto, el aprendiz de Castro, Hugo Chávez, necesitaba una perfecta cortina de humo desviar la atención de su pueblo, el cual debería, y con justa razón, estar indignado de que mientras sus ciudadanos tienen que hacer magia día a día para sobrevivir, su presidente anda regalando dinero a diestra y siniestra.

En el momento preciso, el presidente de Bolivia Evo Morales, se pelea cual niña resentida con Estados Unidos y rompe sus relaciones con dicho país, acusándolo de todas sus penurias, léase: la guerra civil que se está viviendo en el hermano país. Era de esperarse que el Sr. Morales no asuma responsabilidad alguna de los actos ocurridos en su nación y use como chivo expiatorio al gobierno de Bush. Déjeme decirle Señor Morales que su pueblo no es tonto, no lo quieren en su tierra por méritos propios, no les dé tanto crédito al “imperio”, usted mismo merece todo el reconocimiento por los hechos sucedidos en Bolivia. En fin, Chávez aprovecha al máximo la precaria situación del gobierno de Morales y se “solidariza” con el mismo, rompiendo relaciones diplomáticas con Estados Unidos de la manera más vulgar que se pueda imaginarse: llamando “yanquis de mierda” no una sino cuatro veces al pueblo del Norte. Poco le importa que al decir palabras tan soeces, esté insultando a TODO un país, en el cual muchos ciudadanos venezolanos – y por supuesto, muchos ecuatorianos- trabajan arduamente para enviar remesas y mantener nuestras economías decadentes. ¿Qué hay dentro de esa olla de grillos llamado “juicio del maletín” para que le haya causado semejante indigestión a Chávez? ¿Será que el malestar de Chávez no solamente es causada por dicho juicio, sino también por la precaria situación que vive Evo en Bolivia? ¿Tanto miedo tiene el presidente Chávez de que lo saquen del poder que se tiene que esconder detrás de las armas del gobierno ruso y demostrar que tiene una “mamá” (en su caso parecería más bien “marido”) que saque la cara por él en caso de que la situación se le ponga seria? ¿Tanta es su necesidad de petrodólares que está dispuesto a crear todo este circo para crear tensión en la región y así elevar los precios del crudo o fue simplemente “suerte” que los hechos se desenvolvieran de esta forma?

Sus amenazas de vengarse si algo le llegara a pasar a Evo sólo pueden servir para caldear más los ánimos en el pueblo hermano de Bolivia, demostrando una vez más el pobre respeto que Chávez le tiene al mismo. Tanto drama me trae recuerdos de mi niñez, en la que cuando una niña se peleaba con otra, inmediatamente venían un par de compañeritas a pelearse con la primera. En mi opinión, dicha respuesta infantil – tenían 6 años después de todo -no por solidaridad, sino por la ya existente rivalidad o envidia que causaba la niña a la que todas se le iban en contra. Y si se lo preguntan, yo era neutral y desde esa edad podía ver la manipulación que existía detrás de estos actos. Cuando lo hacen los niños, es normal –cuestionable, pero normal –ya que es una etapa de transición en los seres humanos, mas, cuando lo hacen los líderes de las naciones, es patológico, patético y preocupante. Bueno pues compatriotas Ecuatorianos, ¿ven esa crisis “horrorosa” en Bolivia tras el referéndum? Bueno, pues, allá nos dirigimos. Por enésima vez: gracias Rafael, gracias.